Entry: José Britos llegó a Buenos Aires el 24 de noviembre de 1882 procedente de Gibraltar. Friday, November 16, 2007



José Britos llegó a Buenos Aires el 24 de noviembre de 1882 procedente de Gibraltar.
 
El 2 de diciembre de 1908 llegó Abel Britros, desde Marsella.
 
El 16 de Julio de 1910 llegó Ana Britos desde Las Palmas.
 
Entre 1882 y 1928, los Britos que descendieron de algún barco en el puerto de Buenos Aires venían también desde Cadiz, Hamburg, Río de Janeiro, Vigo,  Nueva York, Southampton,  Santos y Londres. Pero también de Puerto Deseado, Comodoro Rivadavia y Punta Arenas para dejar constancia del acervo patagónico del apellido. 
 
Los buques se llamaban Cavoie, Conde Wilfredo, Vandyck, Darmstadt, Highland Piper, Pedro Iº, Andes o Asturias. Y los Britos eran jornaleros, zapateros, labradores, tripulantes o niñeras.  Y hasta un jóven escribano de 35 años, nacionalidad Argentina y procedencia y religión desconocida, que cruzó la planchada el 27 de febrero de 1928 dejando atrás el vapor Cap. Norte, acaso acompañado por su aún mas joven esposa orgullosa y enamorada de su marido.
 
Y también llegó, a los cuatro años, Roberto Britos procedente de Gibraltar, de nacionalidad portuguesa y en el vapor Orlenais el 13 de Noviembre de 1907. Junto a él venía su hermanita Clarisa de apenas un año, pero no su padre que acaso estaba esperando en el puerto escudriñando el mar dulce desde tanto antes para ver aparecer el mástil y la estela de humo que indicaba que ya estaba por terminar tanta espera, tanta angustia, tanta desazón.
  
Es difícil saber si estos Britos tenían alguna relación con don Eulogio, mi abuelo,que a los 13 años se sumo a la banda de música de un regimiento que iba hacia el lejano Chaco y desde entonces no dejó de andar de paisaje en paisaje equilibrando la vida entre sus errores y sus bellezas.
 
Pero hay un hilo que sigue enhebrando a estos Britos con el bis maestro y bis abuelo Roberto (no el venido sino el nacido en Buenos Aires), el abuelo Marcos que escribe esta cuasi carta, y el Nuevo Papá Nicolás: las rutas y las distancias  han tenido siempre la fascinación de una planchada, un vapor y un puerto. Y una mujer, serena y alerta, acompañando como loba temeraria.
 
Matilda Britos Hayne, para seguir este devenir, llegó a Leipzig en lo primeros días este mes de Noviembre del año 2007, donde el Hermano Lobo tiene su monumento en medio del bosque.
 
Concebida en las tierras ancestrales de mi bisabuela Lágrima de Luna Domínguez, llegó Matilda, ya trashumante, ya transoceánica, ya esperando su próximo viaje. 
 

   1 comments

Nametorbellino
December 29, 2007   01:17 AM PST
 
SE PARECE A NICO DURMIENDO. DAN GANAS DE BESARLA TODA. FELICITACIONES!!!!!!!!

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments